© (Twitter) El presidente Donald Trump se autodefinió como el “más patriótico” cuando compartió esta foto y un mensaje en Twitter en el que alienta a sus seguidores a utilizar una cubierta facial para evitar los contagios por coronavirus. (Twitter)

En la medida que la pandemia de coronavirus arrecia en Estados Unidos, el presidente Donald Trump no ha dejado de insistir en que se reabra la economía; sin embargo, en lo que sí ha dado marcha atrás es en la postura que él ha manifestado sobre el uso y la importancia del cubrebocas para evitar el contagio.

En la comparecencia ante los medios de comunicación, este martes el mandatario dijo que “ya sea que te guste la máscara o no, tienen un impacto”.

Trump ha restado importancia al uso del cubrebocas contradiciendo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC); es más, a él apenas se le vio por primera vez con una cubierta facial el 11 de julio anterior cuando visitó el hospital militar Walter Reed, en las afueras de Washington.

Un día antes de mandar este mensaje, el lunes anterior, compartió una imagen en Twitter en donde se le ve con una máscara.

El cambio de opinión de Trump coincide con el aumento de casos de coronavirus en todo Estados Unidos, alza que él mismo reconoció ante la prensa.

“A algunas zonas del país les va muy bien, a otras les va peor. Probablemente, desafortunadamente, empeorará antes de mejorar. No me gusta decir eso, pero así es como es”, admitió el mandatario que se encuentra en una lucha por la reelección que se realizará en menos de 100 días.

En otras ocasiones, Trump se ha hecho acompañar de la doctora Deborah Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus, o del Dr. Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, pero esta vez atendió a los medios de comunicación solo.

En la conferencia de prensa, además, afirmó que “las vacunas están llegando y llegarán mucho antes de lo que nadie creía posible”, pero antes de que eso ocurra los contagios aumentarán y ahora cree que los cubrebocas pueden ayudar para que los casos positivos de coronavirus no se eleven tanto.

En este momento, los contagios están a punto de alcanzar los 4 millones en todo Estados Unidos, mientras que ya se tienen 142.942 fallecimientos por esta enfermedad, según la base de datos global que lleva la Universidad Johns Hopkins.

El 11 de julio, cuando se le vio en público con una cubierta facial, Trump dijo a la prensa que cuando estás en el entorno de un hospital “es una gran cosa usar una máscara”.

Esa postura que el mandatario ha utilizado para restarle importancia al uso de cubrebocas es en lo que se han basado condados y estados bajo el liderazgo republican para imitar lo que el presidente hace.

El gobernador de Georgia, Brian Kemp, emitió una orden ejecutiva el pasado 15 de julio en la que prohibió que unas 15 localidades, entre gobiernos municipales y condados, exijan cubiertas faciales a los habitantes de esas jurisdicciones.

En la misma línea se han mostrado las autoridades en el condado de Orange.

El plan que tenía la junta de educación de Orange era reabrir los planteles sin el uso obligatorio de cubrebocas en las aulas. Esa medida fue abortada después de que el gobernador de California, Gavin Newsom, anunciara que no se permitirá la reapertura de las escuelas para las clases presenciales.

Entretanto, en Huntington Beach la situación es parecida. En esta ciudad de mayoría conservadora se ha observado como los habitantes no le dan importancia a las máscaras, a pesar de que el gobierno municipal local está animando a las personas a que las utilicen para evitar más contagios.

“No lo creo. No creo que las tasas [de contagios] estén subiendo”, dijo Brad Colburn, residente de esta ciudad, en declaraciones dadas a Los Angeles Times.

“Están inflados. Es otra forma de cerrar todo … de los demócratas tratando de obtener lo que quieren”, agregó Colburn.

A pesar de los cuestionamientos, los CDC reiteran que mientras no exista una vacuna, lo más efectivo es evitar la exposión y el contacto con personas, pero si las personas van a lugares públicos lo mejor es usar cubiertas faciales.

“Todas las personas deberían usar una cubierta de tela para la cara en ámbitos públicos y cuando están cerca de personas que no viven en su casa, especialmente cuando otras medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener”, resalta la agencia federal en su sitio web.

Los expertos afirman que una orden nacional para el uso de cubrebocas era difícil de implementar, pero plantean que era suficiente con ver los datos.

El Dr. Jerome Adams, cirujano general de Estados Unidos, dijo en entrevista con Fox News el lunes que las recomendaciones de utilizar una mascara no era una amenaza a las libertades.

“Les ruego a sus televidentes, les ruego, comprendan que no estamos tratando de quitarles sus libertades cuando decimos que deben cubrirse la cara”, dijo a sus interlocutores del programa Fox & Friends.

“Esta administración realmente lucha por proteger nuestras libertades, pero queremos que las personas sepan que la libertad conlleva responsabilidad, y parte de esa responsabilidad significa cubrirse la cara cuando sales, lavarte las manos y tratar de observar tu distancia con otras personas”, agregó Adams.

En la misma dirección se pronunció Fauci el martes, al decir al medio NPR que las máscaras son una “herramienta importante”.

“Los datos y la evidencia de que esto puede ser muy útil como parte de una forma multifacética para resolver estos casos y disminuir la transmisibilidad y la adquisición son muy claros”, dijo el especialista.

Algo que ha caracterizado al presidente Trump son los cambios en sus posturas.

De momento, el mensaje de Twitter del lunes y las declaraciones dadas el martes a la prensa van en la misma línea de usar los cubrebocas.

“Estamos unidos en nuestro esfuerzo por derrotar al Virus Invisible de China, y muchas personas dicen que es patriótico usar una máscara facial cuando no se puede distanciar socialmente. ¡No hay nadie más patriótico que yo, tu presidente favorito!”, urgió el mandatario a principios de semana.

En la foto junto a este mensaje el presidente Trump utilizó una mascarilla, la cual ha sido poco común verla en su rostro, pero finalmente ha tenido que ceder a lo que han sugerido los expertos desde el inicio de la pandemia.